No reaccionar, dejar ir y soltar…

No reaccionar, dejar ir y soltar…

Los tres pasos que practicado durante los últimos meses, con los que reducido la ansiedad que se había multiplicado… (y entre eso y los braquets, no hacía más que perder peso, que ahora me gustaría recuperar… * 3 *).

No reaccionar

Esto es sinónimo de aceptar. Hace casi un mes me quedé sin móvil. Decidí aceptarlo en vez de rallarme por no poder comprar otro. Acepté utilizar mientras, ese malo que ahí por casa y al que le sale publicidad… Y me sentí en paz, en vez de exasperarme por no poder cambiar ‘ahora’ eso. El año pasado me pasó algo parecido, aunque al final pude cambiarle lo que necesitaba al móvil, pero esta vez he aceptado decirle adiós.

Ahora tengo otro, que mi hermano encontró de oferta y me ha regalado (quizás un poco culpable de intentar arreglar el conector del otro y estropearlo del todo ¬¬).

No reaccionar y aceptar, no es confundir con: conformarse o resignarse. Se trata de no dejarse llevar por sentimientos de frustración que no sólo no ayudan, sino que la puedes liar más (si, si , si…. de eso se yo, y ya aviso… ejem…). Se trata de confiar en que se solucionará.

Dejar Ir

He dicho adiós a mi comic de Twinkle Tinkle Mermaid, no lo disfruto, dibujo fatal, no pretendo vivir de dibujar, y después de un año no he llegado a las 30 páginas; probé de terminar el capítulo (tengo los lápices hechos), pero ni ganas de eso tenía. Dejar ir es como hacer limpieza de lo que no no necesitas, o no utilizas. Eso sí, la historia en sí no la abandono, sólo el dibujarla yo.

Cuando empecé el año quería escribir, algo que estoy cumpliendo, y dibujar menos, pero no quiero dejar de dibujar del todo, pero sí disrutarlo cuando lo hago, de hecho he hecho un nuevo diseño de dibujo para el blog (el del banner de esta entrada), y me gustaría hacer de vez en cuando historias cortas (de menos de diez páginas).

Soltar

Soltar es el desapego, (aquí añadir también que no significa resignarse). El desapego conlleva confiar en que lo que quieres llegará en vez de ir tras ello como una lucha o algo que se te escapa, algo que hacemos y que probablemente es lo que hace que ‘el objetivo’ se resista, se aleje, tarde más en llegar. Hablo en base a mi experiencia y quizás explicar esto sería más largo. Lo que sé es, que yo quería hacer algo en ‘tal semana’, y no es que no crea que pudiera cambiar las cosas para que sucediera, pero creo que lo estaba haciendo de la forma equivocada, y que al final lo estaba alejando más. Así que me dije: esta bien, sino es ‘hoy, será mañana, pero será’. Y permito que ocurra en el mejor momento.

Cuando lo he hecho así años atrás, decubrí que lo que quería llegaba incluso antes de lo que esperaba, o de forma muy fácil y peculiar, pero siempre porque antes había confiado que ocurriría (es una técnica que se llama Cómo Sí).

Y desde que lo hago así, oye mucho mejor, y mientras, hago lo que está en mis manos, como por ejemplo ahora, corregir mi primera novela cuyo borrador ya he acabado ^________^ .

 

Deja un comentario

Cerrar menú