Spoilers… no gané

Spoilers… no gané

  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

Hará unas semanas, allá por las tres de la madrugada (sí, no duermo a horas decentes…), noté que algo se movía por la habitación…

Al encender la luz, la vi… ahí trepando por el armario, a la cucaracha… y no era precisamente de las más pequeñas.

Pufff… y es que para mí una cucaracha es como un ratón para un elefante, pero era, como dije antes, de madrugada, así que debía apañármelas sola.

Pensé en cogerla con una camiseta y lanzarla rápidamente por la venta (y si acaso, que entrara en la habitación del vecino de abajo, por el cual no puedo abrir las ventanas en verano porque fuma porros hasta pasadas las 4 de la mañana).

Pero cuando encendí la luz se quedó parada, ella notó algo extraño y entonces fue cuando giró su cabeza hacia mí. Eso me resultó algo entre espeluznante y sorprendente, pues por asco no suelo fijarme en las cucarachas. Así que en ese momento ya no era sólo un bicho que corretea, sino un ente inteligente…

Así que tras esos eternos segundos en los que nos miramos a los ojos, hice un amago de moverme hacia ella, (por eso de tratar de cogerla con la camiseta, sí eso… que en mi fuero interno sabía que era totalmente incapaz de hacer), y ella, la cucaracha, mucho más rápida se abalanzó sobre mí.

Entonces ocurrió, una de estas escenas que afortunadamente nadie vio, en la que yo, con los ojos cerrados y llorando hacia dentro,(porque no podía gritar, recuerda, eran las 3 am), me movía dando bandazos al aire con la camiseta. Cuando fui capaz de abrir los ojos, la ví ahí, volando, mirándome a la cara, y moviendo sus patas como si fueran puños y estuviéramos en un combate de boxeo.

Después huyó, en realidad ganando la pela, muy a pesar mío, que de repente era Goliat, mientras ella era David…

Y después, cuando se lo conté a mi madre le dije, que si la encontraba y la mataba que no quería verlo ni saberlo, que me daba pena… no quiero volver a verla, todavía me dan mucho asco, pero después de mirarnos a los ojos mi incapacidad de matar cucarachas (antes por miedo y asco) aumentó a una cosa distinta… …. … …. …. ¬¬

Eso sí, todavía doy botes cuando tengo la impresión de que algo se mueve en la habitación a oscuras, sea mi sombra, una mosca o un vampiro (que diga… mosquito).

No tuvimos primavera, pero bienvenidos a este extraño nuevo verano (por la nueva normalidad, no por las cucarachas, esas no fallan ni uno).

 

 

Deja una respuesta