Los hay que tienen un don para dar por saco…

Lo primero que sería bueno hacer cuando nos encontramos con vecinos molestos sería;

Ir a hablar con ellos con total tranquilidad y explicarles con educación aquello que te está molestando…

Pero es bastante probable que este primer paso te lo pases, porque esperas que tus vecinos tenga la suficiente cabeza y educación para darse cuenta que no viven solos en el mundo y que es bueno tener respeto por los demás.

Pero eso no pasa, porque más allá de la maldad de algunos (y por maldad nos referimos a idiotas) puede que te hayas encontrado con algo peor; los que tienen pocas luces.

Lo cual es peor, porque signfica que aunque hayas hecho el primer paso (sea tranquilo o pelín más cabreado), no lo pillan, non capisci.

Escribir ahora detalles sobre mis vivencias sería demasiado extenso, además… yo creo en eso de que en lo que te enfocas se expande, y prefiero tomármelo a cachondeo, porque la solución que no te afecte se basa en ello.

Pero para entender lo de las pocas luces os daré un ejemplo:

No hace mucho,  más o menos un mes. Estaba lloviendo… así que lo de subir a la terraza comunitaria -alias el patio de colegio que nos hemos montado- para hablar, pues no pudo ser, así que los chavales (uno es vecino, el otro colega de él) se quedan en el descansillo para hablar de sus cosas,  porque total; para que lo voy a hacer en mi casa, en la intimidad de mi habitación… que está un par de pisos abajo… (yo soy del ático ellos de abajo) si puedo ponerme a hablar aquí como si las puertas fueran blindadas y nadie pueda oirme…

Luego subió la madre, y pensarás que lo haría para llamarles la atención en plan;  Chavales, esto no es un recreo y la luz de la portería la pagamos todos…

Pues no, se puso a hablar con ellos, y yo… que ya llevaba una hora esperando que acabaran para un poco de silencio,  me puse contra la puerta a escuhar (ellos molestan yo chafardeo).

No voy a decir de que hablaban, pero eran cosas privadas, me hizo especial gracia porque la madre hablaba bajito para que no los oyeran… mientras seguía con la conversación privada, en la portería… ¿se entiende no?

Así que más que molestarme por dar la tabarra en la portería opté por reirme.

Porque al final, lo mejor para que no te molesten, (y yo confieso que habé con ellos ya en modo cabreo) es ignorarlos, no dejar que te afecte, encontrar la manera de enfocar los pensmaientos en otra cosa, y desde que lo hago así, o hacen menos, o no los noto.

Al final el que decide enfadarse es uno mismo, no vale la pena dale ese poder a los demás.

Link del Gif: Giphy

Deja un comentario

Cerrar menú