El orgullo si es bueno dos veces bueno

El orgullo si es bueno dos veces bueno

Ya sabemos que es el orgullo malo, el que no aporta nada, o en todo caso aportar aportar… malas relaciones, conflictos…

En cuanto al Orgullo Sano, hay varias ramas de las que podría hablar, pero vengo a centrarme en el yo genuino, cuando ser uno mismo no se entiende desde fuera, donde esperan que sigas un camino lineal.

Para mi hay algo muy claro, mientras no hagas nada perjudicial para ti mismo ni para los demás, entonces lo que hagas estará bien. Aquí añadiría que aquello que hagamos sea algo que sale desde el interior, con lo que conectamos, que nos haga sentir bien, pero esto sería para otra entrada del blog aparte.

Bien, no podemos exigir que los demás nos traten o respondan de la forma que esperamos pero sí podemos no darles el poder para que su opinión (o modo de ver la vida) nos afecte y nos hagan sentir mal por las acciones que tomamos.

Lo digo como alguien que ha tomado ciertas acciones saliendo (o mejor rompiendo) la caja, con consciencia de poder tener resultados no deseados, creo que todos podemos manejar un; no, no puedo, no quiero… (con el cual puedes parar, o intentarlo de otra forma, aquí ya cada cual).

Lo que molesta es cuando las respuestas de otras personas a tus acciones, te rebajan, te restan valor, te hacen sentir mal. Es aquí cuando es indispenslabe el orgullo sano para estar en paz con nuestras acciones tomadas. Aquí es cuando uno piensa: Bien entiendo que lo veas de otra manera pero no te doy el poder para juzgarme por ser yo misma / mismo.

Siento… no poder dar un ejemplo, aunque lo tengo y bastante reciente. En el cual podía ver la diferencia de; respuesta no deseada a… esto ya me parece algo feo…

Pero también me di cuenta que ese sentimiento, de rebajarme, venía de mis propias inseguridades, es entonces cuando apareció el orgullo en el que me repetía: Me arriesgo con cosas diferentes, lo haces de desde dentro… desde el amor, no hay nada dañino en ello, entonces está bien.

Si alguien te juzga, es su modo de ver la vida, no el tuyo.

Repito no se trata de enfadarse con otros ni exigirles nada, sino de no darle importancia. Y al fin de cuentas, de autoestima, amor propio que es lo que viene a ser el orgullo sano.

En fin, yo quería hacer entradas menos serías, pero esta me ha quedado así 😛

 

 

 

Deja un comentario

Cerrar menú